Órtesis Craneal

LA MEJOR GAMA DE PRESTACIONES PARA SU SALUD

Siempre pensando en mejorar su calidad de vida

Image module

La órtesis craneal infantil correctora consiste en un elemento (casco) ligero, elaborado a medida, y que se coloca sobre la propia cabeza del paciente para tratar, generalmente, la plagiocefalia.

La plagiocefalia es una malformación asimétrica de la cabeza provocada, generalmente, por presiones externas y que genera, en la zona posterior del cráneo, el aplanamiento de un lado y produce orejas desalineadas, asimetría facial y abombamiento de la frente.

La plagiocefalia puede ser causada por factores relacionados con el posicionamiento, tales como un largo período de tiempo en la incubadora, el propio proceso del nacimiento, la posición en el útero y, muy frecuentemente, la preferencia del niño a dormir en una determinada postura, aunque también puede ser causada por una alteración física denominada tortícolis.

El uso de la órtesis craneal correctora está indicado para niños de entre 3 y 18 meses.

Si el bebé tiene menos de 3 o 4 meses, y la asimetría es leve, se recomienda tratamiento de reposicionamiento, siempre bajo indicación médica.

Si el reposicionamiento no es efectivo, su médico especialista (pediatra, neurocirujano, rehabilitador) puede recomendarle la colocación de la órtesis de remodelado craneal.

La órtesis correctora puede modificarse durante el tratamiento para permitir el crecimiento y proporcionar un camino para que la cabeza de bebé crezca de la forma más simétrica posible.

La órtesis craneal correctora permite al bebé dormir en la posición que quiera, ya que elimina presión de las zonas que se encuentre aplanadas y restringe el crecimiento de la cabeza de las partes prominentes.

Es imprescindible que el diagnóstico y seguimiento de todo el tratamiento se realice bajo prescripción médica y siguiendo sus indicaciones.

Los procesos de toma de medidas, molde, colocación, adaptación y seguimiento deben ser realizados por un técnico ortopédico facultado para esta especialidad, en estrecha coordinación con el médico que supervise el tratamiento.