Lesiones que pueden producirse en la piscina

El mes de junio marca el inicio del verano, una temporada en la que buscamos refrescarnos y disfrutar del agua en piscinas y playas. Sin embargo, es importante ser consciente de que estas actividades acuáticas no están exentas de riesgos. 

En este artículo, nos centraremos en las lesiones que pueden ocurrir en la piscina, brindándote información y consejos para que puedas disfrutar del agua de forma segura. 

Te contamos las precauciones que debes tomar y las medidas para prevenir lesiones. ¡Tu seguridad es lo más importante!

Riesgos en la piscina: Mantén la diversión bajo control para evitar lesiones 

La piscina puede ser un lugar lleno de diversión, pero también es importante reconocer los riesgos asociados. Algunas lesiones comunes que se producen en la piscina incluyen golpes en el borde de la piscina, contusiones, esguinces y lesiones en la columna vertebral debido a saltos incorrectos. Mantente alerta y ten en cuenta las siguientes precauciones:

SEGURIDAD EN EL BORDE DE LA PISCINA

Mantén una distancia segura del borde de la piscina para evitar golpes y caídas. Evita correr alrededor de la piscina y asegúrate de que el área esté bien iluminada en caso de nadar de noche.

SALTOS SEGUROS

Antes de lanzarte al agua, verifica la profundidad y asegúrate de que sea suficiente para evitar golpearte contra el fondo. Nunca realices saltos arriesgados o saltos desde lugares no autorizados, ya que podrías sufrir lesiones graves en la columna vertebral. 

Lesiones en los oídos: Protege tus tímpanos bajo el agua

Los oídos son una parte sensible del cuerpo y pueden verse afectados por la exposición prolongada al agua. Algunas lesiones comunes en los oídos que pueden ocurrir en la piscina incluyen la otitis externa y la otitis media. Aquí tienes algunas pautas para proteger tus oídos:

TAPONES PARA LOS OÍDOS

Utiliza tapones para los oídos diseñados para el agua para evitar que entre agua en los oídos. Estos tapones ayudarán a prevenir la otitis externa y otras infecciones. Podrás conseguir tapones para los oídos en cualquiera de nuestras ortopedias. 

SECADO ADECUADO DE LOS OÍDOS

Después de nadar, asegúrate de secar tus oídos suavemente con una toalla seca. Evita introducir objetos pequeños en el canal auditivo, ya que podrían dañar el tímpano.

Prevención de ahogamientos: Mantén la seguridad en el agua

La seguridad en el agua es de vital importancia, especialmente para los más pequeños. El ahogamiento es una de las principales causas de lesiones y muerte en piscinas. Sigue estas pautas para prevenir accidentes y garantizar un entorno seguro:

SUPERVISIÓN CONSTANTE

Siempre mantén a los niños bajo supervisión constante cuando estén cerca del agua. Nunca los dejes solos ni siquiera por un breve momento. Asimismo, asegúrate de estar familiarizado con las técnicas de rescate básicas en caso de emergencia.

BARRERAS DE SEGURIDAD

Instala cercas o barreras alrededor de la piscina para evitar el acceso no supervisado, especialmente si hay niños pequeños en tu hogar. Además, considera utilizar alarmas de piscina que te alerten cuando alguien entra al agua.

Lesiones en la piel: Protección contra el sol y los productos químicos

La exposición prolongada al sol y al cloro en la piscina puede causar daños en la piel. La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y está expuesta constantemente a diversos factores ambientales que pueden causar daños y lesiones. Uno de los principales factores de riesgo para la piel es la exposición prolongada al sol y al cloro en la piscina.

El sol emite radiación ultravioleta (UV), la cual puede penetrar en las capas más profundas de la piel y causar daño celular. La sobreexposición a los rayos UV puede provocar quemaduras solares, envejecimiento prematuro de la piel, manchas oscuras, arrugas y, en casos más graves, aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de piel. Por lo tanto, es esencial tomar medidas para proteger la piel de los efectos dañinos del sol.

Además del sol, el cloro utilizado en las piscinas también puede tener un impacto negativo en la piel. El cloro es un desinfectante utilizado para mantener el agua de las piscinas libre de bacterias y otros microorganismos. Sin embargo, el contacto prolongado con el cloro puede eliminar los aceites naturales de la piel, dejándola seca, irritada y propensa a la descamación. Además, algunas personas pueden experimentar reacciones alérgicas o irritación debido a la exposición al cloro.Aquí hay algunos consejos para proteger tu piel y prevenir lesiones:

PROTECTOR SOLAR ADECUADO

Aplica protector solar de amplio espectro con un factor de protección solar (FPS) de al menos 30. No olvides volver a aplicarlo cada dos horas y después de nadar para protegerte de los dañinos rayos ultravioleta.

HIDRATACIÓN Y CUIDADO DE LA PIEL

Bebe suficiente agua para mantener tu piel hidratada y evita la sequedad y la descamación. Después de nadar, enjuaga tu cuerpo con agua dulce para eliminar el cloro y utiliza lociones hidratantes para mantener la piel saludable.

Disfrutar de la piscina durante el verano es una actividad refrescante y divertida, pero no debemos descuidar la seguridad. Conociendo los riesgos y tomando las precauciones adecuadas, podemos prevenir las lesiones y disfrutar del agua sin preocupaciones. 

Recuerda seguir las pautas de seguridad, proteger tus oídos y piel, supervisar a los niños y estar preparado para cualquier emergencia. ¡Que este verano en la piscina sea un momento de diversión y seguridad para todos! Ponte en contacto con Ortopedia Queraltó para resolver cualquier duda. 

Tu ortopedia en Sevilla y Huelva, contamos con más de 125 años de experiencia en suministros, fabricación y adaptación de productos ortopédicos.

SÍGUENOS

ORTOPEDIA QUERALTÓ © 2024 | HAZ MARCA MARKETING DIGITAL